Descripción

I. Antecedentes y Justificación

1.1    El cambio climático inducido por el incremento de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, constituye, junto con la degradación de ecosistemas y la pérdida de biodiversidad, el problema ambiental más trascendente en el siglo XXI y uno de los mayores desafíos globales que enfrenta la humanidad.

1.2    Los ecosistemas en cordilleras poseen una serie de atributos claves que hacen necesario esfuerzos intensivos dedicados a su gestión sostenible (MRI 2006 ). Destacan en estos ecosistemas su clima particular de baja temperatura, alta humedad y precipitación, la relativa gran cantidad de biomasa vegetal, la elevada proporción de especies endémicas y la composición de especies de flora y fauna única. La extensión vertical de las montañas sobre distancias horizontales cortas genera influencias muy marcadas en la provisión de servicios ecosistémicos y una alta vulnerabilidad humana ante desastres naturales. A la vez, los sistemas montañosos proveen beneficios y recursos de importancia primordial para la sociedad humana y se han desarrollado instituciones únicas para su gobernanza.

1.3    Los bosques y los servicios ecosistémicos de apoyo, de aprovisionamiento, de regulación y culturales que proveen, son imprescindibles para el bienestar humano (MEA 2005 ). La determinación de los impactos probables del cambio climático en los bosques es un elemento clave de una estrategia efectiva de adaptación al cambio climático. Sin embargo, la investigación sobre la adaptación al cambio climático en los bosques y los procesos para su gestión es incipiente, y actualmente se necesitan sistemas de monitoreo efectivos del impacto que tiene este cambio en los bosques naturales para garantizar una gestión sostenible.

1.4    Como parte del trabajo de investigación de instituciones académicas y de ONGs privadas, en muchas regiones del planeta -como Mesoamérica y Suramérica-, se han establecido y mantenido desde los años ochentas una gran cantidad de parcelas permanentes de medición (PPM) en bosques naturales. La información generada en tales parcelas ha permitido analizar situaciones particulares de impactos en bosques a escalas espaciales principalmente locales, y ha sido clave para impulsar y mejorar el manejo forestal en la región. Actualmente sin embargo, otras necesidades de información surgen como respuesta a nuevos desafíos, tal es el caso de los efectos que el cambio climático tiene a en los ecosistemas forestales

1.5    Existe una clara necesidad de contar con sistemas de monitoreo efectivos del impacto del cambio climático en bosques naturales. Regiones como el trópico, por ejemplo, han experimentado grandes cambios climáticos y atmosféricos durante los últimos 30 años (Clark 2007), un periodo que ha coincidido también con la generación de gran cantidad de información ecológica en parcelas permanentes de medición. Las PPM constituyen, en este sentido, herramientas valiosas para la generación de información sobre el estado de las comunidades vegetales y sus especies, y de los impactos que provocan en ellas impulsores de cambio como el aprovechamiento de madera, fragmentación, deforestación y –más recientemente-, el cambio climático.  Remediciones de árboles, palmas y lianas en PPM en bosques tropicales durante los últimos 30 años han aportado información relevante sobre cambios en variables como tasas de crecimiento de especies de árbol (Clark et al. 2003), mortalidad de árboles (Clark 2004), abundancia de lianas (Phillip et al 2002) y en la acumulación de biomasa arriba del suelo en el caso de bosques amazónicos (Baker et al. 2004). Para algunas de estas variables se han podido establecer relaciones entre sus variaciones y las del clima de la zona donde se ubican las PPM.

1.6    El Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), ha venido trabajando en los últimos años con instituciones y universidades de renombre internacional en el estudio de ecosistemas de montaña y su vulnerabilidad al cambio climático. Entre estas instituciones se encuentran la Universidad Politécnica de Madrid (España), la Corporación Nacional de Investigación y Fomento Forestal (Colombia), el Instituto Forestal (Chile), el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (México), la Escuela Nacional de Ciencias Forestales (Honduras) y la Fundación para la Investigación del Clima (FIC). Estas instituciones han acordado participar en el programa en la forma descrita en la sección de Ejecución. La vinculación de instituciones regionales y no regionales adicionalmente tiene la ventaja de coordinar el programa con otras iniciativas permitiendo así el intercambio de información y evitando la duplicación de esfuerzos.

1.7    CLIMIFORAD generará conocimiento y herramientas para la gestión sostenible de bosques en cordilleras latinoamericanas. Se pretende contribuir al conocimiento sobre los impactos potenciales del cambio climático en el estado de la vegetación y fauna y los servicios ecosistémicos brindados por bosques naturales en las zonas de vida: bosque muy húmedo Premontano (bmh-P), bosque pluvial Premontano (bp-P), bosque pluvial Montano Bajo (bp-MB), bosque pluvial Montano (bp-M) y páramo pluvial subalpino (pp-SA)  (Holdridge 1978).

1.8    Se construirán redes institucionales internacionales que fomentarán el uso y el mejoramiento continuo de las herramientas generadas, tanto como la cooperación para asegurar el crecimiento de la capacidad regional en el tema.